AhorrarEnEnergia.es

Potencia Contratada

icono_gestiones
¡Te ayudamos con tus gestiones de luz y/o gas!!
Nuestros expertos en energía te resolverán todo el proceso para que no tengas que preocuparte de las gestiones.
ELECTRODOMÉSTICOPOTENCIA
Frigorífico250 – 350 W (0,250 – 0,350 kW)
Microondas900 – 1500 W (0,900 – 1,500 kW)
Lavadora1500 – 2200 W (1,500 – 2,200 kW)
Lavavajillas1500 – 2200 W (1,500 – 2,200 kW)
Horno1200 – 2200 W (1,200 – 2,200 kW)
Vitrocerámica900 – 2000 W (0,900 – 2,000 kW)
Televisor150 – 400 W (0,150 – 0,400 kW)
Aire acondicionado900 – 2000 W (0,900 – 2,000 kW)
Calefacción eléctrica1000 – 2500 W (1,000 – 2,500 kW)
Calefacción eléctrica de bajo consumo400 – 800 W (0,400 – 0,800 kW)

Índice de contenidos de Potencia Contratada

¿Qué es la potencia contratada de luz?

La potencia contratada es el término fijo de la factura de luz. También llamada término de potencia, la potencia indica la suma en kilovatios de todos los aparatos que puedes tener conectados a la vez sin que salte el ICP (Interruptor de Control de Potencia).

La potencia contratada es un gasto fijo en tu factura que se repite cada mes. Mayor potencia contratada implica mayor cantidad de electrodomésticos que pueden funcionar simultáneamente. El otro concepto de la factura, el del consumo, es una cantidad variable que depende del gasto de luz de cada periodo de facturación.

Precio de la potencia contratada

Las comercializadoras de los 5 principales grupos energéticos españoles: Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y Repsol, sólo influyen en el precio de los kWh que gasta el usuario (el término de consumo o variable). La potencia contratada, que es el término fijo de la factura, determina tu peaje de acceso a la red eléctrica, y se trata de un coste regulado por el Ministerio de Industria.

Para tramitar el cambio de potencia, sólo debes contactar con tu comercializadora de luz. La comercializadora se encarga de tramitar el cambio con la distribuidora eléctrica asignada a tu zona.

  1. Para reducir la potencia contratada, sólo debes abonar 9,04€ + IVA en concepto de derechos de enganche. La cantidad se abona en la siguiente factura.
  2. Para aumentar la potencia contratada, el precio depende de si el cuadro eléctrico sirve para recibir la nueva potencia, o debe cambiarse. La modificación implica realizar un Certificado de Instalación Eléctrico, o boletín eléctrico. Los gastos básicos del aumento de potencia son los siguientes:
Potencia contrata en electroméstico

Cambiar la potencia contratada

El usuario puede cambiar la potencia contratada una vez por año. Como el cambio implica costes, se recomienda realizar antes una estimación de gasto energético para adecuar la potencia a las necesidades reales de la instalación.

Si en un inmueble sufre cortes de luz con frecuencia al accionar ciertos electrodomésticos a la vez, puede ser un síntoma de que es necesario aumentar la potencia.

Depende de la frecuencia: un corte de luz con ciertos picos eléctricos puede ser normal, y solucionable, con un simple cambio en la hora de usar ciertos aparatos. Los nuevos contadores inteligentes permiten medir la curva de carga, o el reparto de consumo diario de electricidad. Por el contrario, si compruebas que nunca superas la potencia contratada, entonces tienes margen de reducción de potencia, que redunda en el ahorro del término fijo de tu factura.

Para calcular la potencia adecuada, primero hay que sumar la potencia nominal de todos los electrodomésticos de una casa. La potencia nominal de un aparato es la potencia que demanda cuando funciona a máximo rendimiento.

Al sumar la potencia nominal de cada dispositivo de la casa, obtienes una cifra conjunta. La cifra no es realista, porque nunca funcionan todos los aparatos a la vez, y entonces debe aplicarse el factor de simultaneidad. El factor es la relación entre la potencia contratada y la suma de la potencia nominal, o potencia instalada.

La proporción varía según la frecuencia de uso de los electrodomésticos. Los valores habituales rondan un tercio de la potencia contratada. En resumen: al dividir la potencia nominal conjunta entre 3 (o entre 2 si se usan mucho los aparatos), obtienes una estimación de la potencia recomendable para esa instalación.

Por ejemplo: una vivienda de tamaño medio, entre 60 y 90 m², con equipamiento medio (con aire acondicionado y horno eléctrico) que se usa de forma habitual, necesita una potencia aproximada de 4,6 kW.

Hasta 2018, la potencia de baja tensión se contrataba por tramos normalizados, y lo recomendable era seleccionar el tramo superior a la estimación. En la actualidad, los usuarios pueden contratar la potencia en escalones de 0,1 kW.

Los cálculos se pueden realizar de forma casera y sirven para una estimación orientativa sobre la posible necesidad de cambiar la potencia. Existen factores difíciles de medir, como la frecuencia de uso de los aparatos y el ratio de consumo de los mismos, porque no siempre funcionan a plena potencia. Como el cambio de potencia cuesta dinero, la manera de conocer con exactitud las necesidades energéticas de tu instalación consiste en recurrir a un técnico electricista para que las audite.

También te puede interesar ...