AhorrarEnEnergia.es

Energías Renovables

icono_faqs
¡Resuelve todas tus dudas de Luz y Gas!
¿Tienes dudas? ¡No te preocupes! Nuestros expertos en energía te ayudan a resolver hasta la más mínima duda que tengas en conceptos energéticos. ¡Estamos por y para ti! De manera gratuita y sin compromisos.

Índice de contenidos de Eficiencia energética en edificios

energias renovables

¿Qué son las energías renovables?

Las fuentes de energía renovables son aquellas que se regeneran constantemente de forma natural y provienen de la estructura física de nuestro planeta. Las energías renovables se pueden encontrar en el la radiación solar, en el aire, en las profundidades de la tierra y en el movimiento de los océanos. La energía renovable procede de fuentes inagotables y sirven como sustitutas de fuentes de energía no renovables basadas en combustibles fósiles, como el petróleo y el carbón.

La clasificación de las diferentes fuentes energéticas se basa en múltiples factores, no necesariamente científicos. Energías renovables, energía sostenible, fuentes alternativas de energía, y otros términos suelen emplearse, como sinónimos, aunque poseen diferentes matices.

No existe un criterio unificado sobre qué son las energías renovables, pues depende de las diferentes legislaciones estatales, o de los criterios empleados para la clasificación (una fuente de energía puede entrar en una o varias categorías a la vez). En general:

Ventajas de las energías renovables

Ayudan a potenciar el autoconsumo

Ciertas energías renovables, como la solar, pueden generarse mediante sistemas domésticos, y satisfacer o complementar las necesidades energéticas de una vivienda o un pequeño negocio. Los consumidores que autoproducen su propia energía, la reducen del total que necesitan comprar y se ahorran los costes de distribución.

Beneficiosas para el medio ambiente.

Las energías renovables producen menor impacto medioambiental que los combustibles fósiles. Al catalogar, como renovable una determinada fuente de energía, se indica que tiene escasa huella medioambiental, aunque no es nula al 100%. Por ejemplo, los embalses aprovechan el poder del agua y las turbinas eólicas el del viento, pero al funcionar pueden dañar a la fauna, se gastó energía al construirlas, y se generaron residuos. Sin embargo, el impacto ambiental derivado del ciclo productivo de las renovables y su funcionamiento resulta mínimo en comparación a las fuentes de energía tradicionales.

Energías renovables para lograr la independencia energética.

La producción de energía a partir de fuentes renovables contribuye a reducir la dependencia de proveedores de energía extranjeros. Las renovables permiten explotar los recursos del territorio, tanto fuentes naturales de energía, como la mano de obra. Para un país como España, que importa la mayoría de los combustibles fósiles, potenciar las energías renovables significa generar riqueza e innovación.

Recursos naturales gratuitos e inagotables

Las fuentes renovables representan una fuente inagotable de energía, porque se renuevan en ciclos muy cortos en comparación con los combustibles fósiles. Tampoco existe un criterio unificado. Por ejemplo, en la actualidad se discute sobre la clasificación de la geotermia, como energía renovable, ya que se detectó que los campos geotérmicos pueden disminuir su productividad hasta un 30% en diez años.

Tipos de energías renovables

La humanidad aprovecha las fuentes de energía renovables desde la antigüedad y, desde el inicio de la era industrial, se crea la tecnología para poder generar electricidad. A los sistemas tradicionales, como la energía hidroeléctrica, se añaden nuevos avances, como la energía solar de segunda generación, y en breve se unirán los desarrollos que se están ensayando en la actualidad. España ocupa el 5º puesto mundial, tanto en instalaciones de eólica, como de energía solar fotovoltaica.

 Los tipos de energía renovable más usados en son los siguientes:

Energía hidroeléctrica

Desde hace siglos, el hombre utiliza la fuerza del agua embalsada para accionar molinos y aserraderos. Hoy, la energía cinética derivada del flujo del agua se dirige a través de turbinas que, a su vez, producirán electricidad.

Energía Solar

La más conocida de las fuentes renovables. Existen diferentes sistemas de aprovechamiento de la radiación solar: para producir electricidad para iluminación, calefacción, agua caliente sanitaria e, incluso, refrigeración industrial. Los sistemas fotovoltaicos utilizan células para captar la energía solar y convertirla en electricidad, y los sistemas solares térmicos le permiten calentar agua en edificios y empresas.

Energía geotérmica

La geotermia se basa en aprovechar el calor producido internamente por la Tierra. Los sistemas geotérmicos extraen ese calor natural y lo utilizan para para generar electricidad. El uso de energía geotérmica se puede aplicar en pequeñas instalaciones locales y a gran escala. Su explotación directa incluye: calefacción de fábricas, oficinas o invernaderos, e incluso puede usarse en diversos procesos industriales, como la pasteurización de leche.

Energía Eólica

Según un informe de la Fundación Naturgy sobre las energías renovables en España, en 2019, la producción de energía eólica y fotovoltaica alcanzó el 40 % del total nacional. El sistema eólico se basa en turbinas y aerogeneradores que generan electricidad con la fuerza del viento. Existen instalaciones a gran escala que generan energía para poblaciones pequeñas e industria, y sistemas domésticos de autogeneración.

Energía del mar

 La energía renovable del mar se genera mediante dos clases de tecnologías:

  • Sistemas que aprovechan el movimiento del agua (corrientes marinas, olas o cambios de mareas) para obtener energía mecánica y transformarla en energía eléctrica.
  • Sistemas que aprovechan los diferentes gradientes (salinos y térmicos) y la energía química que contienen. En la energía talasaotérmica, el sistema genera energía gracias a la variación de temperatura que se produce entre la superficie del mar y las profundidades. En la energía de gradiente de sal, se aprovechan las diferentes concentraciones de sal.

Biomasa

La biomasa es un combustible que se obtiene de materiales de origen orgánico como plantas, algas marinas, residuos forestales o residuos de procesamiento de la industria agroalimentaria o maderera. La energía de la biomasa se extrae al incinerarla en una cámara de combustión: el calor obtenido sirve para la calefacción o para iluminación. En ese caso, el calor evapora agua en un circuito termodinámico, y el vapor se canaliza hacia unas turbinas que producen electricidad.

Biogás

El biogás es el resultado de la fermentación anaeróbica de sustancias de origen orgánico. El gas se genera de forma natural cuando se degrada la biomasa en un ambiente controlado, como ciertas instalaciones ubicadas en los vertederos de las grandes metrópolis brasileñas. El biogás se compone de un 45 a un 70% de metano y el resto de dióxido de carbono. El residuo de la fermentación sirve, como fertilizante agrícola natural.

Energías no renovables e inconvenientes de las renovables

Además de la huella medioambiental, el factor tiempo determina la diferencia entre la energía renovable y no renovable. Las fuentes de energía, como el sol, el viento, el mar o el calor de la Tierra se consideran renovables, porque su uso actual carece de influencia sobre su disponibilidad futura. En otras palabras: su período de regeneración se considera muy rápido desde una escala humana, y queda garantizada su disponibilidad para el futuro.

Como ejemplo de energías no renovables, los combustibles fósiles, al contario, tardan millones de años en generarse, y sus reservas son limitadas desde una escala de tiempo humana. La dependencia de los combustibles fósiles, más allá de criterios medioambientales, compromete a las futuras generaciones cuando se agoten las fuentes.

Fuentes

También te puede interesar ...